Selección genética de variedades de vid más resilientes al cambio climático

Image

La selección genética del viñedo se realiza mediante diferentes estrategias. Todos ellas apuntan a buscar las cepas de vid lo mejor adaptadas posible al cambio climático en un contexto regional específico.

Los viñedos cada vez más frecuentemente deben enfrentar fuertes vientos, olas de calor, nuevas plagas o enfermedades y distintos eventos climáticos. Por eso es necesario aumentar la resiliencia de los viñedos a tales riesgos, dependiendo, por supuesto, de las situaciones locales. Las respuestas a esos problemas surge de los  investigadores, viticultores y actores de la industria vitícola. Van desde la investigación en genética (cruzamientos o hibridaciones, mejora selectiva, etc.) hasta la importación de nuevas variedades de países del sur.

La genética de la vid, a través de la elección de la variedad que se debe llevar a un viñedo específico, es la primera palanca de acción para una mayor resiliencia al cambio climático. Potencialmente asegura una mejor supervivencia de las vides, un mejor rendimiento y una mejor calidad del vino producido.

Bibliografía:

 (1) LEONOR RUIZ-GARCIA et al. (2018). La viticultura frente al cambio climático: adaptación y estrategias de mejora (Capítulo V), en: Influencia del cambio climático en la mejora genética de plantas, SECH/SEG, IMIDA, 412 pg.


Relaciones

  • La red
  • Lista
  • Geolocalización

Póngase en contacto con el referente: Éric Duchêne